Historia o leyenda: Inés de Castro coronada reina después de muerta

Este episodio sucedió hace más de 650 años. Inés de Castro nacía en el año 1325 en Monforte de Lemos (Lugo), en el seno de una familia gallega emparentada con los primeros reyes de Castilla. Esta noble gallega hija de Pedro Fernández de Castro, primer Señor de Monforte y nieto del rey Sancho IV, fue coronada reina después de muerta.

En esta historia en la que se mezclan amor,  poder, traición, muerte y deshonor, se cuenta que el rey de Portugal, Pedro I desenterró a su amada para que los nobles que le habían traicionado besaran su mano y rindieran pleitesía a su esposa, la Reina cadáver.

Inés llega a Portugal en 1339 para servir como dama de compañía a Constanza de Castilla, prima suya y futura esposa de Pedro I, hijo del Rey de Portugal Alfonso IV. Pero el amor que no entiende de reinos ni compromisos, hizo que Pedro se enamorará de Inés a pesar de estar casado con Constanza.

Fueron inútiles todos los esfuerzo por alejarlos, en 1344 el padre de Pedro envía a Inés a Alburquerque (Badajoz), pero lo único que consiguió fue aumentar su amor. En 1349 Constanza moría tras dar a luz a su hija María, circunstancia que Pedro aprovechó para mandar llamar a Inés en contra de la orden de su padre. Se instalaron en Coimbra para vivir juntos en el Monasterio de Santa Clara y tuvieron cuatro hijos.

El Rey Alfonso temía que si Inés se convertía en reina pudiera poner en peligro la Carona y Portugal, así aprovechando que su hijo estaba de caza decreta la ejecución de la gallega en 1355.

El asesinato de Inés provocó que el príncipe Pedro iniciara una revuelta que sumió durante dos años a Portugal en una guerra civil, hasta la muerte del rey.

Su venganza fue terrible, lo primero que hace es ajusticiar a los asesinos de Inés. Tras su venganza Pedro proclama su matrimonio secreto como válido ante las Cortes y corona a Inés como reina de Portugal.

Ahora se mezcla al realidad y la leyenda: Pedro ordena construir un monumento fúnebre digno de su reina, en el Monasterio de Alcobaça. Cuando está acabado, exhuma el cadáver de Inés, enterrado hasta entonces en Coimbra, y con gran pomposidad lo hace trasladar hasta Alcobaça, para coronarla como ella se merecía. La sienta en el trono, la engalana con las vestiduras reales y obliga, bajo pena de muerte, a todos los nobles y cortesanos a que rindan los honores debidos, besando su mano momificada. Después de la coronación depositaron el cuerpo en Acobaça, cerca de la cual Pedro hizo construir su propia sepultura. No quería volver a estar lejos de su amada.

 

Fuente: elespanol.com

 

 

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE…

EL PUEBLO INGLÉS QUE TEMÍA DE MANERA ENFERMIZA A LOS MUERTOS

EL ESTRÉS DE LOS ENFERMER@S

EL SANTO GRIAL Y LOS TEMPLARIOS ¿ES POSIBLE OTRA HISTORIA?

 

 


    Los datos serán recogidos para gestionar la agenda de contacto para comunicaciones propias del negocio establecido, acciones promocionales por el responsable de los ficheros (ubicados en territorio de la unión europea) que es SERFUJA, S.L. (B27180462). Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad. Puedes consultar, rectificar o cancelar tus datos dirigiéndote al responsable del fichero mediante correo electrónico en la dirección info@asgandaras.gal.

    Otras noticias

    Próxima apertura

    Próxima apertura

    CompartirFacebookTwitterLinkedin

    El duelo

    El duelo

    El duelo es el proceso de adaptación emocional que sigue a una pérdida. En el duelo se...

    La elaboración del duelo

    La elaboración del duelo

    La elaboración del duelo es el transcurso del proceso desde que se produce la pérdida...

    La Eutanasia

    La Eutanasia

    La Eutanasia está ligada al desarrollo de la medicina moderna. Para parte de la...

    Nuestro inconsciente y la...

    Nuestro inconsciente y la...

    El filósofo Mario Bunge dice “la muerte no es un misterio para quien sepa algo de...

    Testamento vital

    Testamento vital

    El testamento vital, es un documento de voluntades anticipadas por el que un ciudadano,...